CPAP

La alternativa terapéutica CPAP consiste en el suministro de aire a una presión controlada presión a través de la nariz, para producir una cierta expansión de las vías aéreas superiores y evitar que éstas se colapsen durante el sueño, con lo que se evita la aparición de apneas. Por ello, consta de dos elementos mecánicos: 1) La mascarilla, que vehiculiza el aire a las vías respiratorias y, 2) El aparato neumático (bomba de aire), que es el encargado de producir y gestionar dicha corriente de aire; dentro de este grupo se puede distinguir los modelos automáticos (que adaptan la presión de aire a cada circunstancia y momento) y los modelos con presión fija (que ya viene determinada en función de la titulación que haya hecho su médico Especialista en Trastornos del Sueño.)

Tanto en uno como en otro grupo de elementos, existen diferentes modelos, tipo y tecnologías implicadas por lo que, siguiendo las indicaciones de su médico especialista en trastornos del sueño, es posible diseñar el sistema más adecuado para cada caso en particular. Desde esta perspectiva, también se puede afirmar que si usted es ya usuario de CPAP y, por algún motivo, no acaba de adaptarse a su sistema nunca está de más consultar con un médico Especialista en Trastornos del Sueño dado que es muy probable que pueda encontrar la estrategia más adecuada para mejorar sustancialmente su adaptación a la CPAP, reduciendo considerablemente las molestias inherentes a la misma.

Para ayudarle en este menester adjuntamos un decálogo de aclaraciones y repuestas a las inquietudes y preguntas que más frecuentemente nos realizan los pacientes usuarios de CPAP.

  1. El periodo de adaptación a la CPAP varía, en término medio, de 2 a 4 semanas. Pero, determinadas personas pueden tardar más. No dude en consultar con su médico especialista si pasado este período no consigue adaptarse.
  2. Una vez a conseguido un uso adecuado de la CPAP la mejoría de los síntomas es, prácticamente, inmediata.
  3. Es recomendable que use su CPAP todas las noches.
  4. Si su CPAP no es del tipo automático (que se adapta por sí misma a las necesidades de presión de cada momento), es posible que sea necesario variar la presión de aire programada, así si ésta le resulta intolerablemente alta puede ser necesaria su reducción, lo cual también puede ocurrir si ha experimentado alguna pérdida de peso. Por el contrario, si vuelve a tener somnolencia diurna o vuelven a oírse ronquidos o se ha engordado puede ser necesario revisar la presión al alza. Por ello, es imprescindible que se revise usted y su máquina periódicamente por los especialistas de su Unidad de estudio del sueño.
  5. Es posible que durante el uso de su CPAP se presente síntomas de irritación nasal como estornudos, sequedad, mucosidad, insuficiencia ventilatoria nasal etc. No dude en consultar con su especialista en Otorrinolaringología, dado que la mayoría de dichos problemas tienen fácil solución. Además, existe todo una serie de complementos destinados a solucionar los caso más rebeldes (humidificadores, humidificadores-calentadores etc).
  6. Es necesario que el aire de la CPAP no se escape por la boca. Ni nota que se le escapa por la boca, consulte con su Especialista en Trastornos del Sueño dado que esto interfiere con la eficacia del tratamiento; él sabrá como ayudarle.
  7. Si tienen una infección nasal, sinusal, en oído medio o en las vías respiratorias superiores es necesario consultar con su Especialista en Otorrinolaringología dado que dichas infecciones es necesario curarlas antes de continuar con la CPAP para evitar complicaciones mayores.
  8. Si viaja muy a menudo, es necesario que se acostumbre a llevar su CPAP, dado que si no la utiliza su Síndrome de Apneas del Sueño reaparece. Hoy en día existen modelos compactos de peso y tamaño mínimo muy adecuados para las personas que han de viajar con frecuencia. Consulte con su Especialista en Trastornos del Sueño, él le asesorará al respecto. Si, por cualquier motivo, espera estar en alguna situación en la que será previsible el abandono de la CPAP durante algún tiempo, no olvide consultar con su médico Especialista para encontrar la mejor estrategia vicariante posible.
  9. No haga «bricolage» con su CPAP. Cada modificación no controlada por un especialista puede interferir en el rendimiento terapéutico del sistema.
  10.  Recuerde que su CPAP, cuando está bien adaptada y funciona eficazmente, revierte los síntomas del Síndrome de Apneas del Sueño: se deja de roncar, se controla la somnolencia diurna, se recupera el vigor y energía vital, se mejora el control de la hipertensión arterial (caso de darse esta circunstancia), se controla la nicturia (necesidad de levantarse a orinar por la noche), síntomas que vuelven cuando se deja de utilizar la CPAP. Este pensamiento le ayudará a aceptar la incomodidad inicial que el uso de la CPAP, como todo aparato mecánico, conlleva.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies