Por radiofrecuencia se entiende cualquier frecuencia entre un sonido audible y el espacio de infrarrojos del espectro electromagnético, que se ubica nominalmente entre los 10 KHz y los 1000000 mHz. Podemos considerar que la radiofrecuencia es el último escalón, posterior al láser, en la lucha por minimizar al máximo el nivel de agresión que padecen los tejidos corporales al ser intervenidos. Esto es así, tanto en cuanto la radiofrecuencia permite obtener sus efectos a un rango de temperatura de 40-70º C, mientras que le láser supera los 100º C (que es el punto de ebullición del agua), y el bisturí eléctrico clásico (el Bovie Monopolar) puede alcanzar los 300º C (ver figura 1).

Existen varias formas de utilizar en medicina la radiofrecuencia, que pueden ser clasificadas en dos:

  1. como forma de energía de corte y coagulación directa (similar a la luz del láser o a la electricidad del Bovie) y
  2. de modo indirecto: la radiofrecuencia se utiliza para producir plasma (que es gas ionizado), de modo que las partículas cargadas que lleva el plasma se encarguen de desintegrar el tejido subyacente.

Esta es la llamada coblación. En nuestro servicio hemos elegido esta segunda modalidad tanto en cuanto es el que permite obtener su efecto a una menor temperatura siendo, por tanto, la manera más benévola y conservadora disponible hoy en día de tratar quirúrgicamente los tejidos.

En todas las formas de utilización de radiofrecuencia es necesario utilizar terminales específicas y adecuados a cada indicación.

La coblación opera a 100 KHz, es, por lo tanto, una forma de sonido, mientras que el Láser es una forma de luz. La primera opera a una temperatura de 40-70º C, por lo que permite, además, realizar intervenciones bajo anestesia local que antes se tenían que realizar bajo anestesia general: así, hoy es posible realizar bajo anestesia local una eficaz reducción volumétrica de los cornetes nasales, o tratar los ronquidos también bajo anestesia local, o evitar la extirpación de amígdalas hipertróficas al permitir la reducción de su volumen.

Indicaciones de la coblación

  1. Reducción volumétrica de los cornetes nasales bajo anestesia local.
  2. Tratamiento de los ronquidos bajo anestesia local.
  3. Reducción volumétrica de las amígdalas hipertróficas, sin extirpación amigdalar. De esta manera es posible solucionar los problemas derivados de la hipertrofia amigdalar (ronquidos, apneas del sueño, trastornos deglutorios como la deglución atípica), problemas en el desarrollo dentario y facial, problemas en la articulación de sonidos etc. Todo ello, conservando el órgano y la función de las amígdalas.
  4. Reducción volumétrica de amígdala lingual.
  5. Resección de formaciones exofíticas.
  6. En cirugía ORL, para disminuir al máximo la agresión sobre los tejidos.

Coblación versus láser

En base a todo lo dicho es posible pensar que la radiofrecuencia es el sustituto del láser, pero en ningún modo es así. Son opciones complementarias y cada una aporta soluciones que la otra no hace. Por ello, la articulación en centros de alta cualificación de la infraestructura que permite la disponibilidad ambas alternativas terapéuticas, es la mejor manera de abarcar todas las opciones posibles de optimización y mejora de las condiciones quirúrgicas.

Así, mientras que las indicaciones de la coblación son las mencionadas y permite realizar tratamientos muy conservadores, delicados y respetuosos con el organismo, el hecho de que requiera de un terminal específico de unos 13 mm para el uso y la producción de la radiofrecuencia limita su utilización en circunstancias como la microcirugía laríngea, donde, en función del escaso espacio anatómico disponible, el láser continúa siendo insustituible dado que solo requiere el espacio que ocupa un rayo de luz y actúa a la distancia requerida que es, a veces, difícil de alcanzar con medios mecánicos.

Perfilar las ventajas e inconvenientes de ambas opciones, así como de la cirugía convencional y de la terapéutica en general requiere de un auténtico libro de texto.

Por ello es, en última instancia, el médico especialista responsable de su caso el que le aconsejará, caso de que usted así lo desee, acerca de cuál es la opción más favorable, eficaz y eficiente para su situación y circunstancia médica particular.

coblación figura1

Figura 1

Escala de temperaturas producidas en los tejidos por la acción de la Coblación (coblator) versus la acción del Bobie monopolar (bisturí eléctrico).

Obsérvese cómo el coblator mantiene baja la temperatura de los tejidos, mientras que el bovie alcanza los 300ºC.

Ello se traduce, recuadro e inferiores, en la génesis de quemadura en el caso del bovie y de preservación tisular en el caso del coblator.

Figura 2

Unidad de radiofrecuencia por coblación.

Reducción del volumen amigdalar con coblación

Figura 3

Reducción del volumen amigdalar con coblación en un caso de amígdalas hipertróficas, sin extirpación de las mismas.

Tratamiento de la hipertrófica obstructiva de cornetes con coblación

Figura 4

Tratamiento de la hipertrófica obstructiva de cornetes con coblación. Se realiza una tunelización por el interior del cornete sin lesionar la mucosa (piel que lo recubre) dado que tan sólo se produce un pinchacito por donde se introduce el terminal. Tras el suministro de la radiofrecuencia se produce una paulatina reducción del volumen de los cornetes, obteniéndose una buena respiración nasal. Esta intervención puede realizarse bajo anestesia local.

Tratamiento de la hipertrófica obstructiva de cornetes con coblación.

Figura 5

Tratamiento de la hipertrófica obstructiva de cornetes con coblación. Se realiza una tunelización por el interior del cornete sin lesionar la mucosa (piel que lo recubre) dado que tan solo se produce un pinchacito por donde se introduce el terminal. Tras el suministro de la radiofrecuencia se produce una paulatina reducción del volumen de los cornetes, obteniéndose una buena respiración nasal. Esta intervención puede realizarse bajo anestesia local.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies